Google Translate

Spanish English Portuguese

Kerygma

 

Kerigma es el anuncio de la presencia de Cristo Resucitado y el Reino de Dios establecido por Él en nuestro mundo.

Entre los elementos principales del Kerygma tenemos:

 

  • A Cristo el Hijo de Dios manifestado por el Espíritu Santo.

  • El nacimiento, muerte y resurrección gloriosa de Cristo.

  • La Misión redentora de Jesús y establecimiento de su Reino de Justicia, de erdad, de su Amor, de Santidad y de Vida.

  • La Acción Luminosa y Santificadora del Espíritu Santo en el caminar de la Iglesia Misionera y Evangelizadora.

 

El objetivo del Kerygma es suscitar y reavivar la fe y la conversión. Llevar a una adhesión personal y explícita a Jesucristo, aceptándolo como único Señor mediante la acción del Espíritu Santo.

 

Los jóvenes, madres responsables y matrimonios que viven el Kerygma pueden dar sentido a la formación y al servicio, porque el encuentro que se vive con Jesús, es el impulso necesario para seguir adelante con el Ciclo Básico de Formación, avanzando en la conversión personal, conyugal y familiar.

 

El Kerygma debe ser un encuentro personal, vivo, de ojos abiertos y corazón palpitante con Cristo para reavivar la fe.

Cuáles son sus metas concretas y vivenciales:

 

  • Reconocer que soy amado (a) por Dios. Creer y experimentar personalmente esta verdad: Dios me ama.

  • El pecado en mi vida. Alcanzar una conciencia de pecado personal y social y la necesidad de salvación

  • Adhesión a Jesús como Salvador. Encuentro personal con Cristo vivo y apertura a la experiencia de su salvación y de la vida nueva.

  • Fe y conversión. Reavivar la fe que me fue entregada como germen en mi bautismo. Despertar la conversión de todo pecado, renunciar a Satanás y a todas sus obras. Eliminar de mi vida todos los resentimientos, odios y rencores.

  • Reconocimiento del Señorío de Jesús. Reconocer que Jesús es mi Señor. Consagración a Jesús de toda mi vida.

  • Efusión del Espíritu Santo. Reavivar y hacer operante el don del Espíritu Santo en mi persona.

  • Vivir la fe en comunidad. Permanecer y perseverar. Se desemboca en la pequeña comunidad y en la Eucaristía. Se persevera en comunidad eclesial, en oración, en la doctrina de los Apóstoles y en la fracción del Pan, dando testimonio y cumplimiento la misión evangelizadora, formándose como discípulos cumpliendo como apóstoles.

  • Centralizarse en la Eucaristía como fuente y culmen de toda la vida nueva.

Go to top